Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. Aceptar | Cómo configurar
Tratamientos

Ofrecemos una amplia variedad de tratamientos diseñados de forma individualizada para cada persona, así como asesoramientos o consultas puntuales.

Seguimiento psicoterapéutico personalizado, con la aplicación de las técnicas y estrategias más adecuadas para alcanzar los objetivos terapéuticos consensuados. Se entrena al paciente en el manejo de las técnicas que faciliten el cambio y la superación de la sintomatología. El terapeuta ayudará al paciente a obtener un mayor conocimiento de sí mismo y del problema, optimizando sus cualidades para superarlo y asumiendo sus limitaciones.

Tratamiento para adultos

Durante la etapa adulta pueden presentarse dificultades que requieren atención y/o intervención. Las relaciones personales, la familia, el trabajo, los estudios, la economía… son ámbitos de la vida que exigen una adaptación a los cambios que comportan. Por este motivo pueden aparecer sobrecargas emocionales y físicas que pueden desarrollar diferentes estados anímicos y tensionals: depresión, ansiedad, apatía, desmotivación, agresividad y también molestias corporales.

Desde estos estados se puede tener la sensación de vulnerabilidad, donde la situación nos supera y nos es difícil afrontarla. Puede ser fácil, pues, caer en una sensación de incapacidad y desorientación que nos impide encontrar un sentido en la vida. Este espacio terapéutico acoge estas dificultades ofreciendo un acompañamiento personalizado al paciente y aportando luz a la problemática sin juicios ni estigmas.

Psicología infantil

Tratamiento infantil

Durante el periodo evolutivo pueden aparecer alteraciones propias de la edad que pueden ser objeto de preocupación. Cuando estas interfieren significativamente en la vida del niño y crean malestar, es necesaria la intervención de un profesional. El papel del psicólogo es el de guiar y proporcionar las ayudas y recursos necesarios, tanto a los padres como a sus hijos, para que entre todos puedan hacer frente a tales dificultades.
En terapia infantil es fundamental el vínculo que se establece entre el terapeuta y el niño. Es por eso que el psicólogo se apoyará y utilizará técnicas que se encuentran en el medio natural de los niños, como por ejemplo el juego, el dibujo o el cuento.

Reeducación psicopedagógica

Aprender, es a la vez una experiencia emocional y educativa que se desarrolla en interacción mutua entre el niño, los padres y el ambiente. Cuando hay dificultades en esta área es conveniente realizar un trabajo reeducativo.

Se entiende por reeducación, un tratamiento psicológico-educativo que incluye un proceso dinámico mediante la relación continua y activa entre el terapeuta y el niño o adolescente. Las finalidades que persigue son, en primer lugar, la de conseguir de manera progresiva una mejor integración de sus funciones. Y en segundo lugar, la de facilitar la maduración global de sus capacidades.

En consecuencia, conseguir optimizar su rendimiento y desarrollar experiencias emocionales positivas de aprendizaje.

Tratamiento juvenil

La psicología juvenil surge de la necesidad de acompañar y guiar a las personas en un momento tan difícil de la vida como lo es la adolescencia. La adolescencia es un momento de cambios contínuos que con frecuencia genera un estado de confusión en la persona, en ocasiones difícil de sobrellevar en solitario, o sin la ayuda de un profesional, especialmente si durante este periodo ocurren eventos traumáticos como; separaciones, divorcios, mudanzas, muertes, etc. La terapia juvenil es un espacio de trabajo individual, donde el adolescente puede compartir sus inquietudes con un profesional objetivo, quien puede ayudarlo a encajar mejor los cambios, reorientar su vida y tomar decisiones.

Tratamiento de pareja

El trabajo en terapia de pareja pretende ofrecer un espacio en el que las personas encuentren vías de comunicación alternativas a las que hasta el momento han utilizado y por alguna razón no han dado resultados positivos. El objetivo es dotar a cada una de las personas implicadas de la confianza y tranquilidad necesarias para identificar aquellas situaciones y vivencias que le están impidiendo tirar a delante su proyecto de vida junto a un otro.

  • Desconfianza, pérdida de interés sexual.
  • Infidelidades, celotipias.
  • Crisis de parejas.
  • Procesos de separación y divorcio.
  • Problemas de comunicación.
Tratamiento familiar

La intervención familiar ofrece un espacio de confianza donde se puede recibir asesoramiento sobre diferentes aspectos familiares: pareja, relación padres e hijos… con un trabajo integrativo donde los miembros de la familia tienen la oportunidad de mejorar la comunicación y la comprensión mutua.

El enfoque desde el que se trabaja en la consulta es principalmente relacional. Este aspecto adquiere una especial importancia cuando asumimos que, cualquier proceso en el que el ser humano se ve inmerso, implica a las personas con las que se relaciona. Cuando éstas forman parte del núcleo familiar,el trabajo en terapia requiere forzosamente de la participación de los demás miembros en los posibles procesos de cambio que se vayan produciendo.

Conductas Dependientes

Los trastornos adictivos son uno de los problemas de salud más importantes con los que nos encontramos actualmente. Su impacto recae tanto a un nivel clínico, como social, ya que se ven afectadas áreas tanto de la salud física como la mental, e incluye un deterioro en las relaciones familiares, de pareja, sociales, llegando a afectar al ámbito laboral y económico.

Encontramos dos tipos de trastornos adictivos:

     -  Adicciones con sustancia: serían aquellas en las que la búsqueda recurrente y el consumo compulsivo, a pesar de los efectos perjudiciales, recae en una sustancia (alcohol, cocaína, cannabis, entre otras).

     -  Adicciones conductuales: serían aquellas en las que el objeto de dependencia es un comportamiento que, a pesar de poder resultar placentero en las fases iniciales, genera una pérdida de control en la persona, interfiriendo gravemente en su vida (como el juego, las compras, el sexo, el trabajo, entre otras).

A pesar de esta diferenciación teórica, el proceso terapéutico va a ser muy similar, ya que ambas adicciones siguen el mismo patrón: la pérdida de control y la incapacidad de la persona para manejar su vida debido a la dependencia generada.

El proceso terapéutico requiere de tres fases:

  1. Desintoxicación: el paciente interrumpe su consumo y se mantiene abstinente.
  1. Deshabituación: en esta fase se aborda y se controla el síndrome de abstinencia mientras que el paciente aprende estrategias terapéuticas y de prevención de recaídas.
  1. Reinserción: en esta fase, solapada con la anterior, se produce la progresiva integración en el medio social y familiar.

Durante todo este proceso, se trabajarán diversas áreas:

     -   Identificación de las situaciones de riesgo.

     -   Control de estímulos.

     -  Aprendizaje de respuestas de afrontamiento adecuadas.

     -  Control de impulsos.

     -  Modificación de las distorsiones cognitivas sobre su capacidad de control.

     -  Cambio de hábitos y del estilo de vida.

     -  Problemas familiares y/o de pareja.

     -  Trastornos asociados (ansiedad, depresión…).